La primera edición fue publicada por Editorial Alfaguara, lleva en la portada un fragmento de la obra “Lucrecia Panciatichi” de Agnolo Bronzino.

La segunda edición fue publicada por Editorial Alfaguara. Lleva en la portada la obra “Salón del ensueño” de Abel Quezada.

La edición conmemorativa por Veintinco años fue publicada por Editorial Alfaguara en 2015, lleva en la portada una fotografía de Flor Garduño.

Cada una de las ediciones lleva varias reimpresiones. Se han vendido más de 50 000 ejemplares en sus presentaciones de pasta dura, pasta blanda y bolsillo.


Educada para permanecer en el seno de la tranquilidad doméstica, Susana es arrojada a una vida marcada por los cambios bruscos, las pérdidas y los encuentros: la casan, la encierran en un manicomio, le cercenan los senos por un erróneo diagnóstico de cáncer, se vuelve escritora famosa, crea empresas, hace todo tipo de trabajos, desaparece y reaparece y así como hoy tiene casa y familia y dinero, mañana no tiene nada y después otra vez tiene. Estamos frente a una perdedora, de esas que abundan a pesar de lo que dicen los medios de comunicación y los libros de autoayuda. Nada de lo que le sucede ella lo decide, son los otros, son las situaciones que deciden por ella. México es un país que impide tomar decisiones y vivir la vida tranquilamente o hacer planes para el futuro, porque la violencia, la inseguridad, la degradación, los trámites, las transas, la contaminación, las dificultades y complicaciones anulan cualquier esfuerzo o voluntad y convierten todo en incertidumbre. Pero la personaja no pone reticencias ni opone resistencia, no protesta ni se aferra, simplemente acepta su destino, sea el que sea, y se deja llevar por él. Quizá porque sabe que de nada sirve pelear o quizá porque esa es su forma de resistencia a su condición de mujer y de ciudadana así como a una literatura que ha convertido el exceso de palabras y los milagros de la fantasía en la forma de embellecer y hacer agradable la triste y dolorosa verdad.
Esta es una novela que se toma todo muy en serio y con mucho sentido del humor, porque está convencida de que solo asi se puede vivir la vida en este extraño pais que es Mexico, donde cada cual hace lo que puede, no lo que quiere.