La primera edición fue publicada por Editorial Planeta,1993, lleva en la portada la obra  “Le Messager” de Edouard Halouze.

La segunda edición fue publicada por Editorial Alfaguara, 2001, lleva en la portada la obra “An Angel doesn´t always have wings” de Aliisa Hyslop.

La tercera edición fue publicada por Editorial Alfaguara en 2010, lleva en la portada la obra “Book Woman” de Kiki Suárez.

La edición conmemorativa por Veintinco años fue publicada por Editorial Alfaguara en 2015, lleva en la portada una fotografía de Flor Garduño.

Cada una de las ediciones lleva varias reimpresiones. Se han vendido más de 65 000 ejemplares en sus presentaciones de pasta dura, pasta blanda y bolsillo y ha sido traducida a siete idiomas.


Veinte años de matrimonio y una cotidianidad repetitiva, insípida y aburrida constituyen la vida no vivida de Ana Fernández. Un día, de regreso de las compras domésticas, se detiene frente al aparador de una librería, atraída por la portada de un libro. Después de muchas dudas se anima a llevárselo y cuando se sumerge en su lectura descubre un mundo insospechado que le dará nuevo sentido a su existencia. Y desde entonces se dedica a leer, para vivir a través de las páginas las experiencias que otras mujeres vivieron en otras geografías, en diversas culturas y en distintos tiempos históricos: allí está la joven sumisa fiel seguidora del Islam desde su nacimiento y matrimonio en el Medio Oriente, su paso por España y luego su huída al norte de África. Allí está la romántica aristócrata rusa, rodeada de música y poesía que conoce la pasión amorosa y el dolor de la pérdida de los seres queridos. Allí está la chica pobre neoyorkina que vive el ritmo vertiginoso de una ciudad que jamás duerme y en la que se vive sin ataduras ni idea de futuro y en la que lo mismo da filmar películas pornográficas que no hacer nada, comer que drogarse. Allí está la científica que estudia la flora y fauna de una isla desierta, a donde se fue porque solo allí y solo disfrazada de hombre puede ejercer su vocación, y que le comunica sus hallazgos científicos a un hombre que será quien pase a la historia con el crédito por ello: Darwin el célebre naturalista. Y que luego, empieza a interesarse en la filosofía y a preguntarse por el sentido de la vida, dudas que comparte por carta con el filósofo Nietszche y juntos llegan a la conclusión de que el sentido de la vida es vivir, que vivir es el sentido de la vida. Allí esta la mujer que quiere cambiar el mundo y participa de la revolución en Cuba al lado de Fidel y allí está la mujer convencida de que la vida comunitaria, el trabajo de la tierra y la maternidad son el camino y con estas convicciones participa de la construcción del estado de Israel y allí está la que cree que todo eso solo adquiere valor y sentido cuando se llega al punto más alto, la espiritualidad. Y por eso se acerca a Gandhi en la India y aprende de él.
Siete moradas, siete escalones para subir desde lo menos importante hasta lo más significativo. Pero el viaje podría seguir y seguir, porque con la lectura y la imaginación, la protagonista hace suyos todos los mundos existentes y todos los posibles. Libro donde se encuentran la filosofía y la ciencia, la historia y el presente, el vicio y la virtud y donde ocupan su lugar los valores esenciales de la vida: la pasión amorosa, la pasión por mejorar al mundo y la fe en Dios.