Hay tres formas de entender la palabra cultura: la primera y más común, es la que la concibe como los productos, bienes y servicios que se crean como resultado de los actos de expresión. La segunda, la considera como algo más amplio: las creencias, signos y símbolos, reglas y prácticas que se aprendan, internalizan y reproducen y que constituyen los saberes y conductas para la vida. La tercera forma, es como método de análisis.
En este texto se aprovechan los tres significados para así tratar de resolver problemas. Se trata de entender la lógica que subyace a la forma en que se producen, crean, mueven y circulan desde las ideas y representaciones hasta las concepciones morales y éticas que determinan lo correcto, justo, importante, necesario, sagrado, natural, en una sociedad, y en las que se inscriben todas las situaciones y acciones de sus miembros.